Frente al calor – Verano y Salud 2017

Origen: Frente al calor – Verano y Salud 2017

La exposición a elevadas temperaturas supone una agresión a nuestro organismo, hay peligro de deshidratación, agravamiento de una enfermedad crónica y golpe de calor.

Personas más sensibles al calor

  • Mayores de 65 años, que vivan solas.

  • Personas dependientes en su vida diaria: alteraciones de memoria, de comportamiento, orientación…

  • Personas con enfermedades crónicas: diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares, respiratorios…

  • Personas que toman medicación como: diuréticos, antihipertensores, antidepresivos…

  • Personas con fiebre o patologías agudas

  • Personas que hayan manifestado dificultad de adaptación al calor.

  • Lactantes y menores de 5 años.

Es preciso dejar toda actividad durante varias horas, refrescarse y descansar en un lugar fresco, beber agua, zumo de fruta.

Otras situaciones que aumentan el riesgo

  • Soledad, aislamiento social

  • Vivienda difícil de refrigerar

  • Ausencia de sistemas de refrigeración en la vivienda

  • Ejercicio físico intenso, deportes

  • Trabajos ligados al calor

Síntomas de alerta

  • Aturdimiento, pérdida de conciencia, convulsiones.

  • Insomnio y agitación nocturna inhabitual.

  • Calambres musculares en brazos, piernas y abdomen.

  • Rápida elevación de la temperatura corporal, fiebre elevada.

  • Debilidad, cansancio…

  • Fuertes dolores de cabeza, nauseas.

  • Piel caliente, roja y seca, sed intensa.

Cuidados infantiles

Los niños y las niñas son más susceptibles al exceso de calor ambiental porque:

  • Tienen menos peso

  • Producen menos sudor que las personas adultas

  • Su temperatura corporal sube más deprisa

  • Se adaptan peor a las altas temperaturas

Recomendaciones frente a las altas temperaturas

Protección frente al calor

  • Entre las 11 y 18 horas evita su exposición al sol. Aún en este horario protege su piel con crema de índice de protección solar superior a 25 y resistente al agua.

  • Después del baño es importante secarse. El agua en la piel intensifica la acción de los rayos solares.

  • Si hay que salir a la calle, procurar que permanezcan a la sombra.

  • Proteger la cabeza con gorra con visera o sombrero, y utilizar ropa clara y amplia, de tejidos naturales (algodón, por ejemplo)

  • Llevar agua.

  • Un ambiente fresco, mejor que mejor.

  • Para jugar, dormir o convivir, lo ideal es la habitación más fresca de la casa. Evitar habitaciones con techo tipo uralita o semejantes, que hacen que el ambiente sea más caluroso.

  • Si utilizas el aire acondicionado, la temperatura debe bastar para evitar el calor, no para que haga frío.

  • Cuidado con los cambios bruscos de temperatura, los bebés y las niñas y niños pequeños tienen menos capacidad de adaptación a dichos cambios.

  • Duchar o bañar al bebé y a menores en general varias veces al día, si es necesario. Las toallas húmedas también ayudan a refrescar la piel.

  • Evita el exceso de abrigo y los lugares cerrados y expuestos al sol sin climatización como automóviles, casetas o tiendas de campaña.

  • Si el coche está aparcado al sol, antes de entrar, recuerda abrir puertas y ventanas y esperar a que baje la temperatura interior del vehículo.

Qué beber y qué comer

  • Si tu bebé tiene menos de 6 meses y se alimenta al pecho no necesita agua. En caso de elevado calor ambiental o pérdidas de líquidos por diarrea o vómitos, con aumentar las tomas es suficiente. Eso sí, la madre debe tener una buena hidratación, mediante la ingesta de frutas, verduras y líquidos -sobre todo agua- en cantidad superior a 2 o 3 litros al día.

  • Si tu bebé se alimenta exclusivamente con leche preparada en biberón, recuerda no alterar la relación entre el agua y cacitos de polvo, según aconseje el fabricante. En este caso puedes darle agua (hervida o envasada) entre las tomas de leche. Cuando hace calor, los biberones deben prepararse justo antes de su consumo.

  • Hasta los 12 meses, es suficiente beber cerca de 1 litro de agua al día, presente en la leche materna, en zumos, frutas y verduras.

  • A partir del año, aumenta la ingesta de líquidos, preferentemente agua, hasta casi 3 litros, y zumos naturales.

  • Incrementa el consumo de frutas y verduras y evita las comidas copiosas y ricas en grasas así como las bebidas muy azucaradas.

  • Aumenta moderada y transitoriamente el aporte de sal.

En caso de signos de deshidratación, insolación o golpe de calor:

  • Dale agua o soluciones glucosalinas por boca siempre y cuando esté consciente

  • Situarle en un lugar fresco y ventilado

  • Humedecer o envolver su cuerpo en sábanas húmedas

  • En caso de pérdida de conocimiento colocar menor de lado

  • Si tiene vómitos u otros síntomas asociados solicitar asistencia sanitaria

Extrema la precaución frente al calor en caso de:

  • Bebés prematuros o con bajo peso al nacer

  • Tratamiento con determinados medicamentos

  • Enfermedades crónicas o en proceso agudo que cursen con fiebre, vómitos o diarrea.

triptico_proteccion_solar_infancia

Salud Responde suprimirá la línea 902 en septiembre y recuerda a la ciudadanía que el 955 54 50 60 está ya operativo.Portal de la Consejería de Salud

El servicio Salud Responde de la Consejería de Salud suprimirá en septiembre la línea 902 505 060 y llevará a cabo hasta entonces una campaña informativa para que la ciudadanía conozca mejor el número de ámbito regional que, desde el pasado año, tiene operativo como línea alternativa sin coste para la ciudadanía con tarifa pla-na, el 955 54 50 60.

Origen: Portal de la Consejería de Salud

Salud Responde

 

Tu enfermera te cuida – PiCuida . Día de la Enfermería.

Origen: Tu enfermera te cuida – PiCuida – Ciudadanía

En el Sistema Sanitario Público de Andalucía disponemos de un equipo de profesionales sanitarios que te ayudarán a resolver tus necesidades y problemas de salud.

Tu Enfermera de Familia es una profesional referente para el cuidado de tu salud y podrás contar con ella siempre que lo necesites.

Habitualmente acudes a tu enfermera de familia para:

  • Que te ayude a resolver o manejar dudas  sobre tus necesidades y problemas de salud.
  • Que te proporcione información y te sirva de apoyo en diferentes programas de salud relacionados con distintas etapas de la vida: infancia, adolescencia, personas mayores y en la salud de la mujer.
  • Que te administre tu tratamiento o para que te enseñe a administrártelo.
  • Que te realice la curación de tus heridas.
  • Que te acompañe tras el diagnóstico de una enfermedad para manejarla y adaptarte a ella.
  • La realización de pruebas diagnósticas (extracción de sangre, electrocardiograma,…)
  • El asesoramiento y la administración de tratamientos preventivos como las vacunas.
  • La realización de cuidados domiciliarios para ti y tu familia cuando no puedes acudir al centro.

Tu enfermera te cuida 2